Salud del rumen y eficiencia alimenticia

Phileo

La digestión en las vacas se lleva a cabo predominantemente en el rumen, mediante la fermentación hecha por microbios más que de la digestión del propio animal. Sería cierto decir que al alimentar a la vaca, se alimenta la microbiota del rumen. El rumen es un gran fermentador con un volumen cercano a los 180 litros de material que contiene aproximadamente 150,000 millones de microorganismos por cucharadita. Los trastornos del rumen pueden ocasionar un desempeño animal inadecuado y un impacto negativo en la rentabilidad de la granja debido a tasas de conversión alimenticia deficientes, lo cual resulta en una menor producción de leche.

picto ganado lechero

Digestión del rumen

Guion Phileo

Los carbohidratos no estructurales y estructurales constituyen la mayor parte de la dieta de una vaca lechera. Los microorganismos del rumen los fermentan y los convierten principalmente en ácidos grasos volátiles (AGV), los cuales proporcionan del 70 al 80 % de la energía que la vaca requiere. Los AGV se absorben fácilmente en el rumen, dándole a la vaca fácil acceso para usarlos en la producción de leche. Sin embargo, el desequilibrio entre los carbohidratos estructurales y no estructurales pueden llevar a la sobreproducción de ácido láctico y a la acidosis ruminal.

 


Un rumen saludable y en buen funcionamiento, con un buen equilibrio microbiano es capaz de digerir eficazmente los carbohidratos estructurales (fibras). Las fibras brindan energía adicional para la producción de leche, mantienen un equilibrio saludable del rumen y de AGV para la síntesis de grasa láctea.

Consumo de alimento vacas lecheras
potencial redox vacas lecheras

Trastornos del rumen

Guion Phileo

Generalmente la salud del rumen se evalúa por su valor de pH. Valores de pH más bajos, por debajo de 6, se relacionan con la acidosis ruminal y trastornos del equilibrio microbiano y la fermentación. La acidosis ruminal subaguda (ARSA) surge sin signos clínicos claros, lo que la hace muy difícil de diagnosticar en vacas lecheras. La ARSA se relaciona con tasas de conversión alimenticia bajas, una digestión deficiente de la fibra y disminución de la grasa láctea. Comúnmente resulta del desequilibrio en las dietas y de mayores niveles de carbohidratos no estructurales, vistos como almidón.

 

Para ir más allá del desequilibrio microbiano, usamos otro parámetro del rumen, el potencial redox (Eh). Mientras que el pH nos da una idea de la acidez del rumen, el Eh muestra la actividad y el crecimiento de los microorganismos ruminales. Cuando el Eh aumenta se observa un trastorno en la comunidad microbiana del rumen y a menudo puede estar relacionado con la acidosis ruminal y un alimento de mala calidad, un cambio rápido en la dieta, ensilado mohoso con micotoxinas, etc.

 

La adición de Actisaf® en las raciones de vacas lecheras lactantes aumenta la abundancia relativa de bacterias fibrolíticas y las que usan ácido láctico al fortalecer y reducir las condiciones del ambiente ruminal.

Probióticos de levaduras para una fermentación ruminal óptima

Guion Phileo

Al añadir Actisaf® al alimento de vacas lecheras se apoya el Eh más bajo del rumen en dietas diferentes. La suplementación de Actisaf® ha demostrado aumentar significativamente, in vivo, las bacterias que utilizan ácido láctico y las que digieren fibra en dietas tanto altas en almidón como altas en fibra.

Una mayor actividad con bacterias que utilizan ácido láctico resulta en una menor acumulación de ácido láctico y mayor de propionato.

eficiencia alimenticia vacas lecheras
salud del rumen vacas lecheras

Efecto de la suplementación de Actisaf® en la variabilidad de la microflora ruminal

Guion Phileo

Actisaf® también ayuda a que las bacterias ruminales se adapten durante el cambio de dietas, lo que resulta en transiciones rápidas y sin problemas, sin que disminuya la productividad.

 

La suplementación con Actisaf® Sc 47 disminuye la variabilidad interindividual del microbioma ruminal durante el cambio de dieta, lo cual indica que las levaduras vivas tienen un efecto estabilizador en la microbiota. Por lo tanto, Actisaf® Sc 47 puede ayudar a disminuir la variabilidad dentro del hato y estabilizar la producción de leche al fortalecer el equilibrio de la microflora en vacas bajo condiciones desafiantes.

Descubra más sobre el manejo de vacas lecheras

ganado lechero inmunidad
ganado lechero trastornos metabólicos
calidad de la leche

Artículos sobre ganado lechero

Sorry, no posts matched your criteria.